Hace unas semanas el Ministerio de Minas y Energía prendió las alarmas sobre las reservas de gas que le quedan al país. Según la cartera, Colombia solo tendría combustible disponible durante los próximos 9,8 años.

Frente a esta posible escasez, el Ministerio ha puesto sobre la mesa la posibilidad de hacer fracking. Sin embargo, expertos como Andrés Amell Arreita, profesor de la Universidad de Antioquia, antes de aplicar esta forma de explotación de hidrocarburos, se debería explor otro tipo de posibilidades, como capturar el dióxido de carbono (CO2) e inyectarlo al suelo.

Lea también:  Fracking: la encrucijada del Gobierno

El CO2 es uno de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que más se emite a la atmosfera y causa el cambio climático. “De hacerse la inverstigación y desarrollo de esta técnica no solo se atacaría el calentamiento global, sino que se evitaría implementar una tecnología que no se ha probado”, manifestó Amella Arrieta.

El dióxido de carbono (CO2) parece más efectivo que el agua en la fracturación hidráulica para extraer petróleo y gas de esquisto, según un experimento realizado por científicos en pozos chinos y cuyos resultados ya se dieron a conocer.

La revista estadounidense Joule, de hecho publicó que "para nuestra gran satisfacción, la producción de petróleo aumentó de 4 a 20 veces" con el CO2 en comparación con el agua, informan los autores en su estudio. El gas, aseguran, rompe las rocas mejor. 

También le puede interesar: El pulso por el fracking sigue candente

Estos resultados "revelan que, en comparación con la fracturación hidráulica, la fracturación por CO2 es una alternativa importante y más verde", continuaron. Más aún en las regiones áridas, que hoy obligan a los productores a transportar el agua en camiones cisterna. 

La fracturación hidráulica -o fracking- es una técnica para aumentar la extracción de gas y petróleo que consiste en inyectar fluidos a presión en los suelos para fracturar las rocas y sacar los recursos. 

Actualmente, se usa agua mezclada con productos químicos, a razón de millones de litros por pozo. En Estados Unidos, este método de extracción ha provocado una explosión en la producción de hidrocarburos desde la década de 2000. 

Pero la práctica es controvertida. Los fluidos, que modifican los suelos, son acusados de contaminar los acuíferos y causar mini-sismos. 

La idea de reemplazar el agua con CO2 para reducir el impacto ambiental se ha estudiado durante años. Científicos de la Academia china de Ciencias y de la Universidad del petróleo en Pekín lo probaron en laboratorio y en condiciones reales, en cinco pozos del campo petrolero de Jilin, en el noreste de China. 

Los científicos argumentan que la técnica permitiría almacenar CO2 en el suelo. El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero emitido por la actividad humana, responsable del calentamiento global, y eliminarlo de la atmósfera es un objetivo para muchos climatólogos. 

De su interés: Crear una superintendencia de asuntos energéticos sería una herramienta frente al fracking

Pero la idea de inyectar CO2 para extraer hidrocarburos cuya combustión emitirá, por ende, CO2, puede parecer inútil. Hannah Chambers, de la Universidad de Edimburgo, señaló que el estudio no incluye un análisis del impacto general en las emisiones globales de CO2.