* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

La construcción de un sendero elevado de 5,5 kilómetros dentro de la zona de manejo del humedal Jaboque, ecosistema de 148 hectáreas ubicado en la localidad de Engativá donde habitan 130 especies de aves, ha causado una profunda indignación en la ciudadanía, grupos ambientalistas y varios concejales de Bogotá.

El bosque de las Lechuzas, uno de los sitios más biodiversos de Jaboque, es el principal epicentro de las obras, intervenciones que iniciaron en la anterior administración cuando el Decreto 565 modificó la Política de Humedales y dio vía libre a la construcción de infraestructuras como senderos, alamedas, plazoletas, adoquinados y ciclorrutas en estos ecoistemas.

Le puede interesar: Puente entre Bogotá y Soacha respetará al humedal Tibanica

A mediados de este año, el Juez Cuarto Administrativo decretó la nulidad del decreto de la pasada Administración Distrital, medida que arrojó la prohibición rotunda de las obras en cemento dentro de los 15 humedales de la capital adelantadas por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). 

Un sendero de 5,5 kilómetros en el humedal Jaboque ha causado polémica en la ciudadanía y los grupos ambientalistas. Foto: Caicas.

A pesar de la decisión del juez, las intervenciones en los humedales de Jaboque y Juan Amarillo continuaron, razón por la cual la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) decidió tomar cartas en el asunto para evitar el incremento de las afectaciones en estos ecosistemas, encargados de recargar los acuíferos y brindar refugio a la fauna y flora capitalina.

Le puede interesar: Secretaría de Ambiente paró obras del Acueducto en humedal Juan Amarillo

En una una visita de control y verificación en Jaboque, la SDA evidenció que el Acueducto de Bogotá no ha cumplido presutamente con los permisos ambientales otorgados previamente, por lo cual impuso cinco medidas preventivas de suspensión de actividades en algunos tramos de las obras. 

La autoridad ambiental de la capital constató que algunas de las actividades están por fuera de lo establecido en los permisos y la presencia de nuevas estructuras que no están incluidas en las resoluciones autorizadas, como la estructura de un mirador que, aunque cuenta con los permisos otorgados en la Resolución 711 de 2019, está por fuera de las coordenadas autorizadas para su construcción.

La Secretaría de Ambiente selló varios tramos del sendero en el humedal Jaboque. Foto: SDA.

La Secretaría de Ambiente impuso los sellos de suspensión en los puntos detectados y levantó un acta para que la Empresa de Acueducto detenga sus actividades de construcción. La medida es de corte temporal y se extenderá hasta que la EAAB presente los documentos que validen las obras, es decir que no podrá continuar desarrollando actividades constructivas en los puntos sellados.

“Como autoridad ambiental hemos sido respetuosos de los pronunciamientos judiciales como de los de los órganos de control. Los operativos realizados durante las últimas dos semanas en Jaboque y Juan Amarillo han conducido al sellamiento de frentes de obra en ambos humedales. Continuaremos defendiendo el medioambiente con absoluto respeto a la ley”, dijo la secretaria de Ambiente Carolina Urrutia.

El mirador en Jaboque fue sellado por la Secretaría de Ambiente. Foto: Caicas.

Urrutia recalcó que este tipo de construcciones no representan la visión de ciudad proyectada por la alcaldesa Claudia López, “quien ha reiterado que durante su mandato no se permitirán obras que no tengan viabilidad ambiental y que puedan afectar los servicios ecosistémicos de estas áreas protegidas”. 

Le puede interesar: “No permitiremos nuevas obras duras en los humedales”: Carolina Urrutia

Camilo Rincón, director de control ambiental de la SDA, informó que la entidad evaluará si abrirá una investigación contra el Acueducto. “Esta medida es temporal y permanecerá hasta que desaparezcan los hechos que dieron origen a estas imposiciones”.

La Alcaldía aseguró que las futuras intervenciones en los humedales respetarán la estructura ecológica principal. Foto: SDA.

Responde el Acueducto

La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) informó que desde 2017 formula y emprende intervenciones complementarias para proteger los cuerpos de agua que hacen parte del alcantarillado pluvial de la ciudad, como quebradas, ríos y humedales.

Le puede interesar: “Hay un sinsabor por el futuro de los humedales bogotanos”: Jorge Escobar

“En Juan Amarillo y Jaboque evidenciamos que su condición como ecosistema estaba en riesgo por el incremento de vertimientos de aguas contaminantes, invasiones ilegales urbanas, actividades económicas no legalizadas, inseguridad y zonas de uso exclusivo para habitantes cercanos al humedal”.

Jaboque, ubicado en Engativá, es uno de los humedales bogotanos más biodiversos. Foto: Jhon Barros.

Según el Acueducto, en lo corrido de este año ha corregido 172 conexiones erradas en cuerpos de agua como las quebradas y Trompeta y los humedales El Tunjo, Jaboque y Juan Amarillo, cifra que representa cerca del 90 por ciento de la meta proyectada para 2020.

Respecto a las cinco medidas preventivas de suspensión en Jaboque y las seis en Juan Amarillo, el Acueducto manifestó que respeta la solucitud de revisiones, mejoras y actuaciones por parte de la autoridad ambiental y los organismos de control que busquen siempre y como único propósito el beneficio de los ciudadanos y la protección de los ecosistemas.

Las obras en Juan Amarillo presentan un porcentaje de avance del 64 por ciento y en Jaboque del 38 por ciento. La decisión del diseño de estas obras y los materiales utilizados están soportados en la generación de menores impactos para el ecosistema y en la funcionalidad y durabilidad de las intervenciones”, dijo la EAAB. 

130 especies de aves han sido registradas en el humedal Jaboque. Foto: Fundación Humedales Bogotá.

Sobre el puente elevado en Juan Amarillo, la EAAB aseguró que cumplió los requerimientos exigidos por la autoridad ambiental en 2017. “Decidimos hacerlo elevado para que no afectara el cuerpo de agua ni el ecosistema. Sobre su material, es decir concreto, esto obedeció a su durabilidad en el tiempo y a que no representaría un riesgo de estabilidad. El puente se construye en lo que antes era un botadero de basura, zona que presenta inestabilidad y humedad”.

La entidad precisó que dará cumplimiento a la política ambiental contenida en el actual Plan de Desarrollo Distrital. “Nuestro propósito como empresa es ser agua para la vida. Llevamos 132 años operando de manera constante el alcantarillado sanitario y pluvial con grandes inversiones, no sólo en infraestructura sino en programas de concientización que permitan su optimización. Esto va acompañado de acciones para la protección de la estructura ecológica principal”.