Con una tela negra cubriendo parte del cauce del río Teatinos, en el emblemático Puente de Boyacá, se rechazó este domingo la posibilidad de implementar el fracking en Colombia. 

El acto simbólico se desarrolló en el marco del foro ‘Territorios frente al fracking en América Latina’ adelantado en Tunja, al que asistieron expertos de varios países quienes debatieron sobre esta técnica de extracción no convencional y sus consecuencias.

"He escuchado incluso a la Ministra de Minas de Colombia decir que se puede hacer un fracking responsable y lo cierto es que ni con los mejores controles ni la mejor regulación se pueden contrarrestar los impactos sobre el medio ambiente y la salud que trae consigo esta técnica, realmente son imposibles de evitar", mencionó Santiago Cané, abogado de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales de Argentina.

Le recomendamos: Fracking, el debate está más vivo que nunca

El experto aseguró que la idea era alentar a las comunidades de los pueblos para que se sigan oponiendo a esta clase de proyectos. 

"Al venir acá nos encontramos una situación particular, pues más allá del peligro por los intereses que existen de instalar esta técnica, hay poblaciones que están muy firmes en su postura de rechazo y eso nos parece importante, pues han logrado impedir que se realicen los estudios sísmicos que comprobarían la existencia de yacimientos no convencionales y la verdad que espero que puedan seguir haciéndolo, porque una vez las empresas y los gobiernos confirman que esos recursos están en un territorio, es muy difícil frenar su avance, porque son compañías  multinacionales con mucho poder, tanto político como económico, las que llegan y tienen sus formas de imponerse", señaló Cané. 

Los asistentes al foro ‘Territorios frente al fracking en América Latina’ adelantado en Tunja acudieron al Puente de Boyacá para mostrar su inconformismo frente a la posible implentación de esa técnica. Foto: Gobernación de Boyacá. 

A su turno, Dolores Rojas, coordinadora de la Fundación Heinrich Boll Stiftung de México y el Caribe, aseguró que gracias a la presión ejercida por las movilizaciones sociales varios proyectos de esta índole en su país se habían echado para atrás o estaban suspendidos.

“México tiene la amenaza del fracking, estaba cantada desde 2013 cuando se hizo la reforma energética, la cual se realizó para poder abrir la puerta a las empresas transnacionales que son las que tienen la tecnología, por fortuna las caídas del precio del petróleo han postergado su llegada y ese tiempo ha sido bien utilizado por la alianza mexicana para difundir información justo en las comunidades donde venía la amenaza”, comentó la experta.

Rojas afirmó que, sobre las nuevas licitaciones, la gente ya estaba bien informada y se había movilizado.

“Hasta ahora se ha logrado que, por ejemplo, la licitación de Los Polígonos, en Chiapas, sobre un territorio indígena, se moviera y finalmente el Gobierno desistiera”, dijo.

La experta aseveró que el Presidente electo de México había manifestado estar en contra del fracking y, a partir de ese planteamiento, se pretendía ahora impulsar una iniciativa de ley para prohibir esta técnica en ese país.

Le sugerimos: Presentan proyecto para prohibir el fracking en Colombia

Por su parte, el gobernador de Boyacá, Carlos Amaya, como anfitrión de la jornada, expresó que razones les sobraban a los habitantes de ese departamento para defender el agua.

“En Boyacá, ni en ningún rincón de Colombia, este recurso vital se negocia. Creemos en que es posible un desarrollo equilibrado. Y como hoy, haremos lo que nos toque para reiterar: ¡Boyacá le dice No Fracking”, apuntó.

El mandatario planteó además el siguiente interrogante: ¿Qué pasará si no actuamos ya y dejamos que se sigan depredando nuestros recursos?

“No aceptamos que el Gobierno Nacional crea tener el derecho de decidir, desde cómodos sillones y oficinas en Bogotá, el destino de los campesinos de Boyacá. Estamos dispuestos a defender el territorio con todos los instrumentos legales que nos brinda la Constitución. Si es necesario, se contemplará la movilización pacífica”, afirmó Amaya. 

Puede leer: Comunidades del Páramo de Pisba tendrán voz y voto en delimitación

El Gobernador recordó además las acciones jurídicas que ha emprendido como mandatario para proteger los recursos naturales, la vida y el agua de la posibilidad de actividades como el fracking.

“En Boyacá estamos muy comprometidos con esta causa. Hemos hecho audiencias públicas e interpuesto acciones populares y estaremos dispuestos a seguir defendiendo nuestro territorio”, resaltó Amaya.

De esta forma culminó esta serie de foros que se desarrollaron en varias regiones del país como Boyacá, Bogotá, Antioquia, Santander, Bolívar y Cesar, con el respaldo de la Alianza Colombia Libre de Fracking.