Colombia, a partir de 2020, tendrá la facultad de prohibir la fabricación, importación y exportación de productos que contengan mercurio como, por ejemplo, bombillas, termómetros, tensiómetros, barómetros y pilas, entre otros.

La ratificación realizada este lunes por el Gobierno nacional del Convenio de Minamata, le permitirá, además, implementar acciones que propendan por reducir, controlar y eliminar el uso de este químico, tanto en la minería como en la industria. Y es que de acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, cerca del 55% del mercurio usado en el territorio nacional se destina a la minería de oro, a la extracción ilícita de minerales y a la producción de algunos elementos industriales.

Adionalmente, el Estado podrá realizar alianzas estratégicas con otros países, de acuerdo a las prioridades nacionales, en temas como la remediación y recuperación de sitios contaminados con mercurio y buscar la mejora en la calidad del aire que respiran los colombianos.

Le sugerimos: 

Con esta medida el país podrá participar en calidad de parte (y no solo como observador) en la Tercera Conferencia de las Partes del Convenio, que tendrá lugar del 25 al 29 de noviembre de 2019 en Ginebra, Suiza. Sin embargo, para concretar el convenio es fundamental depositar el instrumento de ratificación ante la Oficina Jurídica de Naciones Unidas, en Nueva York, a más tardar el 27 de agosto. 

"El Convenio cuenta con un mecanismo financiero dirigido a apoyar a los países en el cumplimiento de sus obligaciones, del cual Colombia únicamente podrá beneficiarse en calidad de Estado Parte", indicó la Presidencia de la República en un comunicado de prensa, en el que también informó que el pasado 28 de mayo, el país, a través de su Canciller, se postuló para ser la sede de la Cuarta Conferencia de las Partes del Convenio en el año 2021

En la negociación y ratificación del convenio participaron los ministerios de Ambiente, Minas y Energía, Salud y Protección Social, Comercio, Industria y Turismo, Defensa y de Trabajo. Así mismo, la Cancillería, la Agencia Nacional de Minería, los Institutos de Investigación Ambiental, la Policía Fiscal y Aduanera, y las Corporaciones Autónomas Regionales, que tendrán un rol crucial en su implementación.

Le recomendamos: Ratificación del Convenio de Minamata pasó primer debate en el Congreso

"El objetivo de esta rartificación es proteger la salud humana y el medioambiente de las emisiones y liberaciones de mercurio y sus compuestos", señaló el Gobierno, tras la actividad desarrollada en el Salón Gobelinos de la Casa de Nariño, en Bogotá. 

“Hoy estamos cumpliendo esa promesa que les hice a los colombianos: ratificar el tratado de Minamata, pero no para que se quede como letra muerta, sino, todo lo contrario, para que este sea un tema que una al país: a los sectores políticos, al sector privado, a las organizaciones no gubernamentales que apoyan estas causas, a los gobiernos cooperantes, porque nosotros queremos que entre el año 2022 y 2023 seamos un país totalmente libre de mercurio”, comentó el presidente Iván Duque, al término del acto protocolario. 


El mercurio es uno de los químicos más usados en la minería de oro en Colombia. Su uso contamina, principalmente, las fuentes de agua y los suelos. Foto: archivo/Semana. 

La gestión adelantada por Colombia en este tema se viene dando desde hace más de una década y comprende, entre otras acciones, su participación en la negociación del Convenio de Minamata, entre 2010 y 2013 en Japón, al igual que su implementación temprana. De igual manera, la adopción de la Ley 1658 de 2013, también conocida como la Ley de Mercurio, en la cual se dispone eliminar el uso de esta sustancia en la minería a 2018 y en la industria a 2023, así como la inclusión de la gestión de mercurio en el proceso de adhesión y aceptación del país en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Dentro del Plan Nacional de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad’ 2018-2022, entre tanto, se estableció que una de las estrategias para lograr el objetivo 2 del Pacto por la Sostenibilidad era la de fortalecer, con un trabajo interministerial, las estrategias encaminadas a la eliminación del uso del mercurio y otras sustancias que afecten la salud y el ambiente.

Lea también: Mercurio, el veneno de la minería artesanal en Colombia

Adicionalmente, Colombia promovió que en el Convenio de Minamata se estableciera la obligación de implementar planes para avanzar en la disminución del uso de mercurio en los países donde existe minería artesanal y a pequeña escala.

“Muchos países entendieron la importancia de sustituir y dejar atrás ese químico. Hoy, podemos nosotros expresar que desde el año 2013 Colombia dio un paso, el Congreso (de la República) aprobó el tratado, pero hoy lo estamos ratificando. El tratado es un esfuerzo colectivo por el bien de la humanidad”, expresó el Jefe de Estado. 

Estas acciones le valieron al país los méritos para recibir el premio ‘Bronze Award’ por su liderazgo en las negociaciones de este tratado. 

Se espera que con la ratificación del Convenio de Minamata el control sobre este químico incremente y se reduzca su impacto en el medioambiente colombiano, que tanta afectación ha dejado por cuenta de la contaminación. 

"La importancia de este convenio para Colombia es fundamental porque la política de lucha contra la deforestación no solamente está asociada con el tema de bosques, sino también contra los crímenes ambientales. La política nacional de seguridad, defensa y apoyo a emprendimientos también tiene que ver con la reducción de los agentes que amenazan nuestra biodiversidad y nuestros recursos naturales como el mercurio", comentó Ricardo Lozano, ministrio de Ambiente. 

¿De dónde surgió?

Este Convenio debe su nombre a la ciudad de Minamata, en el Japón, donde, a finales de los años 50, las comunidades locales sufrieron los efectos del envenenamiento por el mercurio que contaminaba las aguas residuales. Los síntomas comenzaron a manifestarse en 1956, a partir de vómitos, mareos y los problemas neurológicos de sus habitantes.

Tras años de investigación se determinó que la causa era la intoxicación con metilmercurio. Centenares de muertos y miles de afectados dejó en Minamata el vertido de grandes cantidades de mercurio en una bahía cercana, que contaminó las aguas y, a través de los peces, entró en la cadena alimentaria.

Puede leer: Pequeña minería dejaría de verter 20 toneladas de mercurio en cuatro años

Esta tragedia motivó la creación de este instrumento en la quinta sesión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre el Mercurio realizado en en Ginebra, Suiza, en 2013, pero entró en vigor en agosto de 2017. Colombia lo adoptó el 10 de octubre de 2013, durante el desarrollo de la Conferencia Diplomática, en Kumamoto, Japón.

El objetivo de este tratado global es proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropógenas de mercurio y compuestos del mismo.