De un momento a otro una intensa humadera se esparció por toda la zona de La Peña. Algo extraño estaba ocurriendo. Los vecinos del sector Piedra Blanca, en la vereda Santa Bárbara, del municipio de Cómbita, de inmediato salieron de sus casas en busca de una explicación. 

Al observar como llamas, hasta de dos metros de altura, estaban arrasando con un bosque de pinos, arrayanes y vegetación nativa, encendieron las alarmas. 

Le puede interesar: Catástrofes climáticas simultáneas azotarán la Tierra antes de que termine este siglo

Eran las 4:00 de la tarde, del martes 4 de diciembre, cuando el alcalde Óscar Leonardo Ávila Romero fue informado del incendio.  

"Por la hora y la dificultad para acceder al terreno muy poco se pudo hacer para controlar la emergencia. Se pensaba entonces, que en la noche las llamas podrían avanzar demasiado, por eso, por prevenir, se les recomendó a cinco familias evacuar, pero finalmente no fue necesario, pues estaban ubicados a más de 1 kilómetro de la zona donde se encontraba la conflagración", mencionó el mandatario. 

Los fuertes vientos y el difícil acceso a la zona dificultó la labor de los socorristas. Foto: Cuerpo de Bomberos de Tunja. 

Al día siguiente, los Cuerpos de Bomberos de Cómbita y Arcabuco se dieron a la tarea de apagar el fuego, pero los fuertes vientos y las difíciles condiciones de acceso complicaron su labor. La conflagración se extendió hasta Arcabuco por lo que fue necesario pedir el apoyo de los bomberos de Tunja, Chivatá, Chíquiza y Villa de Leyva para que no se saliera de control. 

Cerca de 70 personas, de diferentes entidades, se dieron a la tarea el miércoles de apagar las llamas con el apoyo de seis carrotanques y cuatro camionetas. Cuando la conflagración se tenía en cerca de un 70 por ciento controlada, el incendio volvió a reactivarse. 

Le sugerimos: El cinematográfico escape de una familia de un incendio en California

Las autoridades decidieron entonces solicitar apoyo aéreo, el cual quedó agendado para este jueves en la mañana.  

"Luego de la evaluación realizada por los cuerpos de socorro se determinó suspender momentáneamente la solicitud, pues las condiciones no lo ameritaban. Se concertó en utilizar el helicóptero solo si era necesario. Mientras tanto, cerca de 60 personas trabajaban en la atención de puntos calientes y la refrigeración. Finalmente la conflagración fue controlada y liquidada hacia las 5:00 de la tarde de este jueves", comentó Germán Bermúdez, director de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo de Boyacá. 

Según cifras preliminares, se estima que se quemaron cerca de 19 hectáreas. 

Las causas de la conflagración son materia de investigación, aunque según Bermúdez, el 95 por ciento de los incendios que se presentan en Boyacá son provocados por personas que buscan preparar la tierra para nuevos cultivos.

Pudo ser una tragedia mayor 

Con seis carrotanques y cuatro camionetas los bomberos se apoyaron para poder adelantar su trabajo eficazmente. Foto: Cuerpo de Bomberos de Tunja. 

Gracias a las heladas y a la humedad retenida en el suelo por cuenta de las lluvias que se registraron hace un par de días atrás en la zona, el incendio no pasó a mayores. 

"Si el terreno hubiese estado seco la tragedia habría sido mucho más lamentable, porque en riesgo se encontraban más de 700 hectáreas que abarcan el páramo Iguaque-Merchán, en jurisdicción de los municipios de Arcabuco y Sotaqurirá, y el corregimiento de La Palma, en Gámbita (Santader)", comentó el Alcalde de Cómbita. 

Puede leer: El hospital de emergencias de la fauna silvestre

El mandatario explicó que este páramo era estratégico para la región porque de ese ecosistema nacía el río de Piedras, al igual que los acueductos para las poblaciones de Cómbita, Tuta, Sotaquirá y Oicatá. 

"Este es uno de los páramos más importantes del departamento. Lo preocupante es que no ha empezado el Fenómeno de El Niño y ya estamos presentando estas situaciones tan difíciles. El llamado a las comunidades en temporada de sequía es a no prender fogatas ni realizar paseos de olla,  así como adelantar las mal llamadas quemas controladas", puntualizó.