Desde hace más de una semana una densa capa de humo asfixia a los habitantes de Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios y otras poblaciones aledañas a la zona de frontera con Venezuela. A diferencia de otras regiones del país y del mundo donde el confinamiento de los humanos para prevenir el contagio del coronavirus ha generado positivos impactos ambientales, en esas poblaciones se vive otra realidad. 

La quema de basuras que se viene registrando en un inmenso basurero, que presta servicio a la ciudad Ureña, en el Estado Táchira (Venezuela), es, según la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) y la Gobernación de Norte de Santander, la principal causa de esta emergencia ambiental. 

En varios puntos de ese relleno sanitario, grupos de venezolanos vulnerables estarían adelantando esta práctica para recuperar cobre y luego comercializarlo. Para lograrlo deben quemar grandes cantidades de este cableado a fin de separar el caucho que reviste al metal.

Le puede interesar: OPS y Defensoría intervendrán en crisis por mala calidad del aire en Cúcuta

La mala calidad del aire, ocasionada también por los incendios forestales que se presentan en Venezuela, encendió las alertas de la ciudadanía y las autoridades locales ante la afectación que se estaba registrando en la salud humana en pleno aislamiento obligatorio.

Su grito de auxilio finalmente fue atendido y gracias a la mediación de la Organización Panamericana de la Salud y la Defensoría del Pueblo fue posible acordar una reunión entre las autoridades político-administrativas y ambientales del estado del Táchira y representantes del gobierno colombiano y de Norte de Santander. 

En el encuentro se acordó integrar un equipo técnico conjunto con delegados de las autoridades ambientales y político-administrativas, que estuvieran en coordinación con los gobiernos nacionales para estructurar un plan de trabajo técnico articulado, de carácter transfronterizo, en procura de recuperar la calidad del aire en esta región a la mayor brevedad. 

Al término de la reunión también se indicó que dicho trabajo mancomunado también incluía un plan largo plazo. 


La mala calidad del aire puede desencadenar problemas de salud pública en la ciudadanía. Foto: archivo particular. 

María Claudia García, viceministra de Políticas y Normalización Ambiental del Ministerio de Ambiente, señaló que tanto Corponor como el gobierno nacional han venido trabajando intensamente en determinar las causas y establecer medidas para mitigar los impactos, la cuales incluyen la suspensión temporal de actividades generadoras de emisiones atmosféricas para industrias como la carbonera, la ladrillera, la cementera, al igual que las dedicadas al procesamiento de cebo, lavado y tinturado textil en Cúcuta y otras poblaciones. Medida que genera inquietud en vista de que este tipo de empresas no deberían estar operando desde hace varios días, tras la orden del gobierno de confinamiento preventivo. 

Le sugerimos: ¿Por qué el pico y placa no mejoró la calidad del aire en Bogotá?

La viceministra también aseguró que esperan que con las lluvias que se registren en los próximos días la calidad del aire también mejore en esa sección del país. "Adicionalmente la autoridad ambiental y los industriales de la región establecieron un plan de trabajo, una hoja de ruta para ir mejorando continuamente la calidad de las emisiones que puedan estar generando", dijo la funcionaria. 

Agregó que desde el ministerio y la gobernación van a fortalecer la vigilancia de la calidad del aire de Cúcuta para poder entender y modelar bien este fenómeno. Para tal fin se contará con el apoyo del gobierno de Suiza. "La calidad del aire no tiene una causa única, es la combinación de muchos factores, entre ellos, el clima, la dirección y velocidad de los vientos, las condiciones de vida de la población y la   interacción de las diferentes fuentes y emisiones", aseguró la viceministra, quien agregó que continuarán trabajando intensamente para resolver esta emergencia. 

Adcionalmente, la vicemnistra dijo que con el Ministerio de Defensa, los bomberos y Unidad para la Gestión de Riesgo de Desastres han gestionado un apoyo aéreo que les permitan tomar medidas de mitigación como, por ejemplo, rociar agua en aquellas zonas de la ciudad donde está más concentrado el humo.  

¿Pueden las lluvias mejorar la calidad del aire?

Luis Belalcazar, investigador y docente de la Universidad Nacional, aseguró que parcialmente las lluvias sí pueden contribuir a mejorar la calidad del aire en Cúcuta y sus alrededores. "Los aguaceros que se vienen registrando están ayudando a apagar los incendios forestales que todavía se encuentran activos en Colombia y eso ayuda mucho porque el material particulado se reduce. Por ejemplo, la calidad del aire en las principales ciudades ha mejorado porque ya fueron extintas las quemas que se venían registrando en el centro y el norte del país", apuntó. 

Sin embargo, el experto afirmó que para el caso de Cúcuta no era suficiente ya que en Venezuela continuaban en temporada seca y las quemas seguían. "La mejoría en la calidad del aire en esa región va a ser paulatina y se va a demorar un par semanas más mientras se apagan los incendios en la frontera", sostuvo. 

Le recomendamos: Colombia y Venezuela atraviesan por su pico más alto de quemas e incendios forestales

Aseguró que adicionalmente se requiere de un plan de manejo de quemas a corto, mediano y largo plazo. "Los incendios son un problema estacional que ocurre siempre entre enero y abril y afectan la calidad del aire de toda Colombia, pero el resto del año las autoridades deben continuar dando la pelea para restringir y controlar a las industrias y los vehículos", sostuvo Belalcazar, quien afirmó que los incendios no se pueden usar como excusa para no actuar contra las fuentes que generan un mayor grado de contaminación.

El docente indicó que Colombia estaba muy rezagada en términos de monitoreo de calidad del aire y que ese era otro factor que había por corregir. "En Cúcuta tienen un sistema manual cuyos resultados de las muestras que se toman salen unos días después, cuando la afectación ya está. En Colombia solo dos ciudades cuentan son sistemas automáticos (Bogotá y Medellín) que miden el nivel de partículas en tiempo real y eso hay que irlo expandiendo por todo el país", puntualizó. 

Daniel Bernal, experto en calidad del aire, por su parte, aseguró que es bueno que llueva porque se apagan los incendios que todavía se registran en el Catatumbo y terminan afectado el aire de Cúcuta, pero indicó que es indispensable determinar realmente cuál es la causa que está generando esta emergencia. 

“Las proyecciones satelitales nos indican que mañana, el sábado y el domingo la calidad del aire mejorará en toda Colombia, como ha venido ocurriendo en los últimos días gracias al ingreso de la temporada de lluvias. Sin embargo, en esa región no ha ocurrido debido a que algo muy puntual debe estar pasando allí”, manifestó.

Bernal no cree que ni la industria ni el transporte estén generando esos fenómenos en vista de que la mayoría de estos sectores está frenados por cuenta de la cuarentena por el covid-19. “Una mala calidad el aire en tiempos de coronavirus empeora la emergencia porque las personas están más sensibles a contraer enfermedades respiratorias agudas y eso es un agravante”, manifestó.

El experto aseguró que Cúcuta, como muchas otras ciudades del país, estaba muy mal frente al monitoreo de calidad del aire. “Por eso es que nadie sabe qué pasa y los informes son entregados cuando el gobierno quiere y como le conviene. He venido insistiéndoles a varias personas de allá que me han consultado que monten su propia red ciudadana de monitoreo para que, por lo menos, observen las tendencias y dejen de depender del gobierno. Puede que no sean resultados oficiales, pero sirven”, resaltó.