Desde el momento en el que los habitantes de las poblaciones ubicadas en zona de influencia de Hidroituango alertaron sobre diferentes afectaciones a los recursos naturales y la cadena de producción en el río Cauca, la Fiscalía General de la Nación conformó un equipo interdisciplinario para verificar las afectaciones de la obra.

Tres fiscales de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, nueve peritos (ingenieros ambientales y de minas, químicos, biólogos y ecólogos), dos analistas y un grupo de policía judicial asumieron las investigaciones y de entrada identificaron los primeros riesgos a las fuentes hídricas, la fauna, la flora y la vida de los habitantes.

Lea también: Más de 300 denuncias persiguen a Hidroituango

El propio fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez, contó como se realizaron las inspecciones en un polígono sobre el Río Cauca, entre los municipios de Sabanalarga, Valdivia, Toledo e Ituango (Antioquia). Allí recolectaron muestras ambientales, evidencias físicas y documentales, y testimonios que evidencia la grave situación causada por cuatro factores iniciales que serán puestos en conocimiento de un juez de garantías, quien tiene la labor de expedir las medidas correctivas que cada situación amerita.

Este es el polígono sobre el río Cauca, sobre el que la Fiscalía adelantó la investigación. Imagen: Fiscalía

"Pretendemos salvaguardar los derechos fundamentales a la vida, la salud, el mínimo vital, la sostenibilidad alimentaria, el medio ambiente y la salubridad pública de cerca de 60 mil habitantes de Sabanalarga, Puerto Valdivia, Toledo, Valle del Toledo e Ituango (Antioquia), que están en el área de influencia de Hidroituango", afirmó Martínez. 

La pelota queda en este momento en manos del fiscal penal de garantías, quien habrá de adoptar las medidas de carácter cautelar y preventivo en la audiencia que se llevará a cabo el próximo 6 de mayo.

Los riesgos

Invasión del buchón de agua sobre el Río Cauca, a la altura de Sabanalarga (Antioquia)

Martínez arrrancó su intervensión diciendo "estamos perdiendo el río Cauca a unas velocidades insólitas", con esto hacía referencia al primer hallazgo de los investigadores, quienes constataron la invasión acelerada de buchón, una planta acuática que crece en zonas en las que el agua se empoza o no corre con suficiente fluidez y reduce todos los procesos biológicos de conservación de los ecosistemas. El manto que genera la planta bloquea los rayos del sol y elimina los procesos básicos para que se desarrolle la vida dentro del agua, en las partes afectadas por la presencia de la planta.

También le puede interesar: Hidroituango tendrá que pagar millonaria multa

Según lo presentado por la Fiscalía, el buchón está ubicado a 55 kilómetros, aproximadamente, al sur de la presa del proyecto Hidroituango y, de acuerdo con las mediciones hechas y los registros satelitales, en apenas dos meses cubrió un corredor de cerca de 8.5 kilómetros del río Cauca, una vasta zona en la que se disminuyó la calidad de la vida acuática y existen tramos de cero navegabilidad.

La dimensión de la mancha verde que se apoderó del río equivale en distancia a un recorrido en Bogotá, de la Torre Colpatria (Cra. 7ª con calle 24) hasta el Seminario Mayor (Cra. 7ª con calle 93ª); en Medellín, desde el emblemático Parque Berrío hasta la conocida estación de Santo Domingo del Metrocable; en Cali, desde la Plaza de Toros hasta la antigua Licorera del Valle del Cauca; y en Bucaramanga, desde la sede central de la Fiscalía en esa ciudad hasta el Club Campestre”, explicó el Fiscal 

Los peritos encontraron que esta especie vegetal invasora intenta ser controlada por EPM a través de, solamente, una máquina que resulta ineficiente y no ofrece garantías para frenar la cantidad ni la reproducción exponencial.

Lea también: Hidroituango: una cadena de decisiones cuestionables

La Fiscalía apeló a la cooperación del programa Copérnico dirigido conjuntamente por la Agencia Espacial Europea y la Unión Europea, para monitorear novedades que afectan el medio ambiente y contribuyen al cambio climático, gracias a lo cual pudo detectar con satélites la presencia del buchón en el río Cauca, ilustraciones que alertan sobre su desplazamiento por el caudal y el rápido crecimiento.

Por esta razón, la Fiscalía General de la Nación le solicita al juez de control de garantías que implemente de manera urgente e inmediata un plan de choque para la recolección del buchón de agua o las macrófitas presentes sobre el cauce del río Cauca.

Este es el buchón de agua que se extiende por el río Cauca. Foto: Fiscalía

Planta de asfalto en la vía que conduce de Toledo a Puerto Valdivia (Antioquia)

Sobre la ronda del río San Andrés, uno de los afluentes que nutre al río Cauca, la Fiscalía encontró una planta de asfalto abandonada en la que hay residuos de material carburado del petróleo y otros elementos peligrosos dispersos indiscriminadamente. Todo indica que provienen de los trabajos de obra civil para la hidroeléctrica.

En el recorrido, los investigadores establecieron que algunas de las sustancias identificadas caen a los cuerpos de agua y disminuyen su calidad, y otras están expuestas a la comunidad, especialmente a los niños que cruzan y viven en esta zona, situación que representa un riesgo para la salud.

Imagen satelital de la ubicación de la plata de asfalto. Imagen: Fiscalía

Según la Convención de Basilea esos residuos se encuentran clasificados como peligrosos y tienen componentes como vanadio, níquel, hierro y algunos compuestos aromáticos con características cancerígenas.

La planta de asfalto y los residuos encontrados son de las obras contratadas por las Empresas Públicas de Medellín (EPM) para ampliar y reparar las vías entre Ituango, Valle de Toledo, Toledo y Puerto Valdivia, deterioradas por el tránsito de maquinaria hacia el proyecto Hidroituango.

Para la Fiscalía, esa planta no se cerró técnicamente ni se hizo una recolección adecuada como lo establecen las normas ambientales. Por esta razón, el ente judicial solicita la cierre técnico, urgente de la planta de asfalto, la recolección y la disposición inmediata y técnica de los residuos como medidas cautelares.

Escombrera El Higuerón

El equipo especializado de la Fiscalía llegó a un lugar conocido como El Higuerón, entre Puerto Valdivia y la hidroeléctrica, y allí encontró una Zona de Disposición de Material Excavado (ZODME) en la que hay de 2,5 a 3 millones de toneladas de residuos sólidos, aproximadamente.

Las rocas y el lodo extraídos del proyecto fueron dispuestos sobre una pendiente y amenazan en la actualidad con desprenderse. Precisamente, los expertos encontraron grietas de 60 metros de longitud y filtraciones de agua que provocarían riesgo inminente de derrumbe sobre una vía por la que transitan constante peatones, vehículos y semovientes, y podría represar el cauce del río Cauca con las consecuencias de una posible avalancha.

De su interés: El Cauca no morirá, pero jamás volverá a ser el mismo

En varios puntos, según la Fiscalía, ya existen desprendimientos de tierra y fue cubierta una quebrada cuyas aguas estancadas contribuyen con la desestabilización de la masa de residuos sólidos. Frente a esto solicitaron estabilizar de manera urgente e inmediata los taludes y manejos de aguas superficies en la escombrera de El Higuerón, así como cumplir con las normas técnicas de cierre y abandono establecidas por la autoridad ambiental.

Afectación de la cadena alimentaria

La presencia de buchón y los otros riesgos identificados por la Fiscalía General de la Nación están reteniendo la riqueza biológica y de minerales del río Cauca en la parte sur del proyecto Hidroituango, es decir, antes de la presa. De esta manera, el agua que pasa por la represa es filtrada y por ello fluye hacia las poblaciones del norte con las consecuencias que ello tiene con respecto a la sostenibilidad del río frente a la biodiversidad de peces y capacidad de sostenimiento de los ciclos biológicos productivos del cuerpo de agua.

Los expertos afirman que esta situación afecta a la población de peces, en calidad, tamaño, carne y en su misma reproducción. Aspecto que golpea la seguridad alimentaria y la principal actividad económica de los pobladores del río Cauca.

Ante este hallazgo el ente investigador solicitó medidas inmediatas para mitigar los efectos adversos sobre las poblaciones de Ituango, Puerto Valdivia, Briceño, Cáceres, Taraza, Caucasia y demás municipios que sustentan la pesca y sustento diario de esta cuenca.+

El fiscal hizo énfasis en este punto y se refirió a que se trataba de la vida misma. Hace unos meses Semana Sostenible había advertido sobre este fenónemo llamado por algunos expertos aguas hambrientas. Juliana Delgado, directora de ciencias para el norte de los Andes y sur de Centroamérica de The Nature Conservancy (TNC), afirmó que "los peces y todos los bichos estaban acostumbrados a aguas donde no se ve nada. Allí ellos se protegían de los depredadores, estaban adaptados para cazar. Ahora no tienen como ni donde refugiarse. Si le modificas los patrones de sedimentos, estos peces no van a sentir los cambios en los sistemas y se pierden muchos procesos de tipo reproductivo, por ejemplo, y de estos procesos también dependen las personas de la zona”. 

Vea también:‘Aguas hambrientas’: ¿el nuevo capítulo de Hidroituango?

Martínez, por tanto fue enfático en que se deben llevar a cabo de inmediato estas medidas cautelares y preventivas. Incluso antes de que los resultados penales que den cuenta de los responsables de toda esta tragedia se conozcan. También hizo un llamado al país a proteger el segundo río más importante de Colombia. "De lo estamos hablando es la vida del río Cauca, por tanto hay que actuar como nación. Pedirle al país que hagamos una cruzada colectiva para impedir que lo perdamos", afirmó.