A las 8:00 de la noche el bus arribó Quibdó. Con dificultad doña Josefina Pino Ramos se paró de su silla y apoyada de su viejo bastón caminó por el pasillo y descendió del vehículo.

El mundo lloraba por ella. Como es habitual en la capital Chocó caía un torrencial aguacero. Luego de 10 horas de viaje desde Medellín, Josefina llegó a casa de sus familiares.

Saludó, comió algo y procedió a acortarse a dormir. Tenía que recuperar fuerzas, pues al otro día (sábado) debía que cumplir, quizá, la cita más importante de su vida: hablar con el Presidente de la República.

Josefina Pino Ramos, habitante de Medellín, asistió al taller en busca de ayuda para su caso. Foto: Mauricio Ochoa Suárez. 

Muy puntual llegó a las 10:00 de la mañana al Coliseo Cubierto Wladimiro Garcés Machado de Quibdó. Subió las escaleras y se sentó a esperar y a escuchar. Luego de un tiempo comenzó a hablar con quienes estaban sentados a su alrededor y contarles su historia, esa que la viene atormentando desde hace más de tres años.

“En el barrio Robledo-Miramar de Medellín compré una casa hace 19 años. Gracias a unos ahorros que tenía y a un préstamo por 18 millones que me dio el Fondo Nacional del Ahorro (FNA), logré pagar los 28 millones que costó. Allí vivía con mi hija hasta que empecé a notar cada vez más daños en la estructura, por lo que me vi forzada a desalojarla e irme a vivir a casas ajenas”, mencionó la mujer oriunda del municipio de Lloró (Chocó).

Pinto, de 65 años, aseguró que antes de que el FNA desembolsara el dinero, un funcionario del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres realizó una inspección y dio el visto bueno para que se adquiriera el predio, pese a los daños que ya registraba el inmueble.  

Le puede interesar: ¡56 animales silvestres ahora son libres!

“Yo me he quejado ante la Curaduría, la Procuraduría, la Alcaldía, la Personería y la Policía en busca de una solución y para ver si el Fondo Nacional del Ahorro me entrega una casa en condiciones óptimas para vivir. Yo casa podrida no iba a seguir pagando y por eso dejé de cancelar las cuotas. Ellos (FNA) dicen que ya cumplieron con haberme condonado la deuda de una casa dañada e inhabitable”, apuntó.

Doña Josefina aseveró que está dispuesta a devolverle la casa al fondo para que este la venda y le entregue una nueva.

“Ya estoy cansada de estar pasando dificultades. En este momento ando en la calle, enferma y como no he conseguido solución en ninguna de las entidades a las que he ido, decidí venir hasta acá a ver si por medio del Presidente me solucionan esa situación”, afirmó.

Como ella, al coliseo de Quibdó, llegaron habitantes de algunos de los 30 municipios del Chocó para dar a conocer sus necesidades en el décimo cuarto Taller Construyendo País que viene adelantando el Gobierno de Iván Duque para reunir insumos en pro de construir el plan de desarrollo.

El gobernador Jhoany Carlos Alberto Palacios aprovechó la ocasión para solicitarle al presidente Duque recursos para la construcción de un hospital de tercer nivel, así como el fortalecimiento de los centros médicos de segundo nivel que existen. Adicionalmente, pidió una ampliación del pie de fuerza y el dragado del río Atrato para evitar inundaciones.

Puede leer: La cultura y el emprendimiento detonaron en Quibdó

Por su parte, el alcalde de Quibdó, Isaías Chalá, le requirió al jefe de Estado ayuda financiera para construir la vía circunvalar, la central de abastos y el impulso a proyectos agrícolas y pecuarios.

Entre tanto, los voceros de las mesas de trabajo le solicitaron al Gobierno nacional, entre otras peticiones, la terminación de la pavimentación de las vías Quibdó-Medellín y Quibdó-Pereira, al igual que la creación de una Unidad Mental en Salud, el apoyo a los pescadores artesanales, la construcción de una ciudadela universitaria y el fortalecimiento de la universidad pública.

De igual manera, le pidieron al presidente Duque la construcción de un nuevo centro penitenciario, debido al hacinamiento que registra el actual, así como la implementación de una cátedra de libertad religiosa, mitigar el déficit de vivienda en el Chocó, que se acerca a las 20 mil unidades; crear una estampilla para reparar a las víctimas y la construcción de un centro de memoria histórica.

Le sugerimos: “Detonante debe replicarse en otras regiones del país”: Ministra de Cultura

También se le solicitó al mandatario la construcción de los otros cuatro escenarios deportivos que le habían sido prometidos al departamento cuando se le asignó la sede de los Juegos Nacionales; además más placas deportivas, centros de integración ciudadana y la creación de un canal de televisión regional.

El mandatario de los colombianos escuchó atentamente las peticiones y se comprometió a estudiarlas junto a su gabinete.

Sin embargo, durante la jornada se hicieron varios anuncios. Uno de los más importantes lo dio el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, quien dio a conocer que al departamento del Chocó le fueron asignadas la construcción de 200 casas gratuitas que comenzarán a ser edificadas en 2019 y serán entregadas en marzo de 2020.

Asimismo, el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, señaló que emprenderá una campaña para erradicar la enfermedad de la malaria en 14 poblaciones del departamento, así como a trabajar por la reducción de la mortalidad infantil, especialmente en las comunidades indígenas.

Le recomendamos: El emprendimiento muestra el talento de Chocó

Estos talleres deben servir para algo y no quedarse solo en promesas. Al escuchar las necesidades de la región, el Presidente debe tenerlas en cuenta”, expresó Fernando Rovira, habitante de Quibdó, para quien establecer un programa departamental de generación de ingresos es fundamental.

Tener un empleo digno ayuda a hacerle frente a la inseguridad, los cultivos ilícitos y la minería ilegal, entre otros flagelos sociales”, dijo.

Él, al igual que doña Josefina, aguardan porque sus peticiones se cumplan.

“Finalmente me escucharon, ojalá y me puedan ayudar de verdad”, recalcó Josefina, quien luego de exponer su caso ante varios funcionarios del Gobierno,  fue atendida y se marchó con la ilusión de poder tener un lugar donde vivir sin riesgos.

Luego de tanta persistencia, Josefina fue escuchada y ahora aguarda por una solución definitiva. Foto: Mauricio Ochoa Suárez.